Sagefer | Así se previenen y combaten los grandes enemigos de los bosques de Ávila: los incendios y la procesionaria
16795
post-template-default,single,single-post,postid-16795,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Así se previenen y combaten los grandes enemigos de los bosques de Ávila: los incendios y la procesionaria

Así se previenen y combaten los grandes enemigos de los bosques de Ávila: los incendios y la procesionaria

  • El grupo operativo SAGEFER en Ávila lleva a cabo varios proyectos de asesoramiento y gestión forestal para recuperar la salud de los bosques abulenses.
  • Tres municipios de Ávila: Candeleda, Cebreros y Mombeltrán, sirven como punto de partida para implementar mejoras en toda la provincia.
  • Solo en la provincia de Ávila se han producido casi 2.000 incendios en la última década.

Los municipios abulenses de Candeleda, Cebreros y Mombeltrán participan en un  proyecto para implementar medidas y protocolos que sirvan para combatir y prevenir los grandes males de los bosques de la provincia y de toda Castilla y León en general: los incendios y la plaga de la procesionaria.

A partir de técnicas innovadoras de gestión forestal, y con ayuda de tecnología SIG, el grupo operativo SAGEFER está llevando a cabo en estos términos municipales varias iniciativas que quieren además consolidar e impulsar los bosques como un espacio de generación de empleo rural.

Los tres municipios que están sirviendo como piloto cuentan con una incidencia muy elevada de incendios forestales todos los veranos, y por ello se han realizado actuaciones preventivas que además han generado puestos de empleo local. Solo en la provincia de Ávila se han producido 1.778 incendios en la última década, de los que 93 fueron el año pasado.

Limpiar y reforestar: un doble trabajo de prevención

Estos trabajos de prevención pasan por limpiar los bosques de materia seca, dando como resultado unas arboledas mucho más claras y donde el fuego tendría una expansión mucho más difícil, como se puede ver en la siguiente imagen.

Foto 1 y 2. El previo y posterior de limpiezas de prevención. Fuente: Verónica Sánchez (Asociación Forestal de Ávila)

En paralelo a este trabajo, el equipo de SAGEFER también ha reforestado algunas tierras de los bosques de estos términos municipales para la creación de nuevas superficies arboladas en zonas degradadas o deforestadas. Estas nuevas plantaciones podrán registrarse en un futuro como proyectos de absorción de CO2 para reducir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La lucha contra la procesionaria

Por último, desde SAGEFER también se ha asesorado a los propietarios sobre cómo combatir una de las grandes plagas de los bosques de Ávila, la procesionaria (Thaumetopoea pytiocampa). El trabajo con feromonas y trampas que se colocan en pinares de la zona para controlar el daño de esta plaga forestal, que ataca cada vez mayor extensión forestal, se ha revelado como el remedio más eficaz hasta ahora.

Planificar para evitar daños en los bosques y que generen empleo: el caso de Cebreros tras la borrasca Filomena

Desde la Asociación Forestal de Ávila se han llevado a cabo también la redacción de planes de gestión en fincas de usuarios del grupo operativo SAGEFER, poniendo en marcha medidas de actuación en masas forestales para una gestión sostenible de dichos montes. El objetivo es que puedan redundar en la prevención de incendios, pero también que puedan ser fruto de actividades económicas.

“Estos planes de gestión tienen una fuerte repercusión positiva puesto que es más fácil conservar, proteger y restaurar una superficie forestal planificada y eso conlleva a una mejor protección del suelo y del ciclo hidrológico, y también lograr la mitigación del cambio climático a través de la fijación del carbono atmosférico en los bosques”, explican los responsables de SAGEFER Ávila.

Foto 2. Terreno en el municipio de Mombeltrán reforestado. Fuente: Verónica Sánchez (Asociación Forestal de Ávila)

Pero esta labor inicial no es sencilla. Los bosques de Candeleda, Cebreros y Mombeltrán cuentan con multitud de pequeñas fincas cuyos dueños a veces son difíciles de identificar. Ahí es donde la gestión directa y la planificación mediante tecnologías SIG -Sistema de información geográfica, que permite una visión aérea del terreno- ayudan a identificar las peculiaridades de cada pacerla y corregir posibles errores o faltas de actualización que se hayan dado en el catastro.

Esto es especialmente importante para realizar una gestión forestal detallada después de catástrofes naturales como incendios o grandes nevadas. En el municipio de Cebreros centenares de hectáreas se han visto dañadas este año tras el paso de la borrasca Filomena, que ahora han podido ser valorados para su posible repercusión en la Declaración de Zona Catastrófica realizada por el Gobierno.

Como fruto de toda esta puesta en valor, son muchos los vecinos que ahora se han interesado en volver a utilizar sus parcelas para plantaciones con especies de alto valor añadido, como son el castaño (Castanea sativa) y el nogal (Juglans regia), para la obtención de fruto y madera de calidad, que pueden generar empleo en el futuro.

 

Para contactar con los responsables del proyecto y concertar entrevistas, contactar con:

Jesús Martínez. Coordinador de SAGEFER

info@sagefer.org / jesus.martinez@fmc-galicia.com

Tlf: 622 39 02 97